26 dic. 2011

onceuponatime



Érase una vez.. Una Navidad triste para dos personas que no se conocían, pero que sin hacerlo y sin saberlo, tenían mucho en común, mas de lo que pudieran llegar a imaginar. Un buen día, el 25 de diciembre, sus destinos se cruzan y el, al verse atraído por ella decide lanzarse a la piscina y hablar con ella. No era el lugar adecuado, había música alta mucha gente y copas por el medio pero aun así no pudo contenerse y fue a por ella. Era 10 años menor... Y aunque ya lo sabia no quiso desaprovechar la oportunidad de conocerla. Fue raro, no recuerdo exactamente la conversación pero se que los dos se quedaron extrañados, ella porque tan solo hacia dos semanas que sabia de la existencia de ese chico y el porque se quedo con una muy buena impresión.

La gente les miraba, era un lugar muy frecuentado en la ciudad y sabían que no se conocían de nada. Al final, entretanto ella le dice que se va con sus amigas y que ya se verán otro día ... Si surge. La noche continua por ambos lados, ella baila y disfruta con sus amigas mientras el charla y bebe copas con los suyos. No se si fue casualidad o no pero al final de la noche coinciden otra vez en la discoteca, son las 6 de la mañana y la vergüenza y el saber estar brillan por su ausencia, mas bien todo lo contrario, ya me entendéis... Al verse de nuevo se sonríen y se extrañan a la vez de tan agradable coincidencia, ella se hace un poco la dura y decide hacer como que no esta interesada mientras baila con sus amigos al ritmo de la música. De pronto se gira e intenta buscarle con la mirada y no le ve por ninguna parte... Con la excusa de que va al baño lo busca por toda la discoteca y nada, ni rastro. No tiene tiempo para pensar... ni manera de localizarle puesto que no se dieron los teléfonos y por eso decide ir directamente a hablar con el chico con el que le había visto, se acerca y le pregunta: Perdona, has visto a Ramón? Sabes donde esta? Y el le dice: Se ha ido a casa ya... Quieres que le avise? Y ella : No, no es necesario. Y se va de nuevo mientras piensa lo idiota que ha sido por no haber ido directamente a hablar con el cuando aun estaba allí.

Con la cabeza baja vuelve a donde están sus amigas y decide que se va a casa... Ha sido una noche larga, intenta convencer a alguna de sus amigas para que la acompañe al taxi pero parece que ellas aun no quieren irse a casa. Así que , resignada decide irse sola, coge las cosas en el ropero y al disponerse a salir de la discoteca, cuando de pronto, ve a Ramón que le sonríe desde dentro. Ella no entiende nada, entonces su amigo le ha mentido o es que Ramón ha vuelto porque el le ha llamado... No le da tiempo a pensar, de repente : Hola, me buscabas? Le dice el.. Y ella no sabe que decir, solo sonríe. Entonces el, la coge de la mano y se la lleva a un rincón de la discoteca, la mira y le da un beso. Un beso del que ella jamás se olvidara, el primero de muchos.

Y... Así empezó todo, ya ha pasado un año y parece que fue ayer cuando nos conocimos. Desde el primer día y lo siento por sonar monótona y pesada lo supe, fue algo especial, el es especial y hace que mis días sean únicos, cada uno distinto al siguiente. Con el no existe la rutina ni el aburrimiento,siempre pasa algo. El me ha hecho creer que el amor existe y que es de verdad. El me da fuerza para levantarme cada día, me hace reír, me cuida,me mima y me aconseja. Pero sobretodo y lo que mas me gusta es que me trata como una princesa; única y protagonista junto a el de nuestro cuento... De momento vivimos felices y en vez de perdices comemos sushi, pero bueno, que mas da.


Gracias por este año, el mejor de mi vida hasta ahora.
Solo deseo que sean muchos más a tu lado!
Te quiero mus

No hay comentarios:

Publicar un comentario