26 mar. 2012

saturacion










(parte1)

Mirar por mirar, trabajar por trabajar, ir por llegar, a donde? Por qué? Con que fin? .. todo está inventado? No lo sé. Yo creo que no, yo tengo respuestas, pero necesito un medio de comunicación y tiempo, bendito el que no tengo; pero que sacare de donde pueda para haceros ver… lo que es para mí.

Mi todo. Mi ambiguo mundo. Mi mundo de contradicciones. O mejor dicho primero creo que debo entenderlo y entenderme yo misma y luego hablaré, aun no sé cómo pero algo haré.

Creo que tener un mundo propio es bueno, solo tuyo de nadie más. No hay que esforzarse por hacer entender a todo el mundo algo que ni tu entiendes.. pero está. Hay cosas que no se entienden, sólo se sienten y yo lo siento. Me siento diferente desde que mi memoria recuerda, allá por los 4 años. O tal vez exagero pero yo me veo así, no por ello mejor, ni especial, pero sí espacial y con imaginación, eso bastante. La imaginación nunca sobra pero hay que saber para que se utiliza puesto que puede ser muy peligrosa. (de eso me voy dando cuenta a medida que crezco)

Soy caótica y mi mente también. Pero a veces me transporta a lugares a los que sé que no va mucha gente, no hablo de karmas ni rollos raros, sitios que son míos; que yo me imagine, en los que estuve, viví o soñé. No lo puedo asegurar, pues en realidad no lo sé. Pero son familiares eso sí, cómodos y confortables para mí.

A veces siento la saturación demasiado cerca y no hablo de una en concreto sino de la TOTAL… y me asusta; me asusta la gente, los valores, la educación, la naturaleza, el tiempo que pasa demasiado rápido y mi mente.. sobre todo me asusta ella, puesto que es mi eje, mi motor. No sé aun de todo lo que es capaz, sólo sé que me gusta conocerme, quererme y estar en paz. Porque si pasara o pasase algo creo que lo más importante es eso, la coherencia contigo mismo. Da igual lo que piensen los demás; sólo tú sabes quién eres y a ti no te vas a engañar. Puedes evadirte aun más pero la bola se hará aun más grande y al final ya no eres tú el protagonista de tu vida porque estás loco. Esquizofrenia se llama y abunda hoy en día más de lo que nos pensamos, estamos rodeados de pirados, desde psicópatas hasta locos de remate. Y la pregunta es.. ¿Cómo no volverse loco en un mundo de locos? Pues no te voy a dar yo la respuesta. Lo único que sé, por lo que a mí respecta es; Pies en la tierra, sé perfectamente consciente de quien eres, con tus limitaciones y haz feliz a los que te rodean y te quieren. Trabaja, siente te útil, en lo que te gusta, en la medida de lo que puedas (no está la cosa como para pedir) y sé feliz con lo que tienes hoy, o inténtalo. Porque realmente la felicidad como concepto no existe, si piensas en ello ¿Que es felicidad? Son unos factores pero no es algo concreto, o eso creo yo. Y hay determinadas cosas que te influyen y afectan y circunstancias de la vida para las que no estás preparado y te van a pasar igual, está escrito. Se llama destino.

Por eso fuera las trepas, las malas compañías, la gente mala en general… Cuidado! Además es que os digo una cosa, se les ve. La gente mala no mira limpio, es más ni mira, si buscas coincidir con su mirada es difícil que te la aguanten más de tres segundos (cuenta) ya verás. Miran de "reojillo", siempre están pendientes de lo que tú haces, esperando un error o una oportunidad para pisarte o humillarte. Qué triste, la vida de esas pobres personas que lamentablemente a día de hoy son una plaga, una gran plaga; sin valores, educación y que no distinguen entre el bien y el mal porque no les han enseñado o bien porque lo que les hace bien es el mal.

... continuará

10 mar. 2012

tokyo


























Lo primero que me llamo la atención al llegar a Tokio, nada mas salir por la puerta del aeropuerto de Narita fue lo impecable que estaba todo. Y no exagero, no había ni un solo papel tirado en la calle, zona de fumadores en plena calle; como capsulitas minúsculas llenas de humo y nada de ruido, ni de coches, ni de gente, ni nada. Todo estaba demasiado tranquilo...

Una vez recogidas las maletas, que nunca pensamos que llegarían ese mismo día, (debido al poco tiempo para hacer escala) y después de casi 24 horas entre aeropuertos y aviones, el ultimo de Londres a Tokio de 12 horas... Nos dispusimos a coger un taxi o mejor dicho "taku", que es como se dice en japonés, para llegar al hotel que estaba en el barrio de Shibuya. Por el camino iba con los ojos bien abiertos a pesar del cansancio acumulado que tenía, pues bajo mi punto de vista, dormir en aquel momento era perderse mucho. Llegamos al hotel después de casi 2 horas y media de camino y unos 30.000 ¥ ( yenes) que equivalen mas o menos a unos 300euros, un clavo aquí, en Japón o dondequiera que estés. Pero bueno, el caso es que habíamos llegado, estábamos en el hotel y yo me iba a ir de shopping por Tokio!!! Nos pusimos de acuerdo, media hora para ducharnos y dejar la maletas arriba y quedaríamos en el lobby del hotel a las 12:30.

Hacia un frío bastante heavy en la calle pero a las locales parecía no importarles, piernas al aire, escotes sin bufanda e incluso sandalias... Y estábamos a 0 grados...
El hotel estaba situado en el centro de Tokio en un barrio llamado Shibuya, desde arriba de el hotel se podía ver el paso de cebra mas transitado del mundo, de hecho la foto la hice desde mi piso, el 26. Todo nos sonreía estábamos en el centro de el centro, perfectamente ubicados y ... Para colmo había un Starbucks en la puerta del hotel. No hizo falta decir nada, nos miramos y allí fuimos los tres. Teníamos que planificar el shopping puesto que la ciudad era muy grande y no tendríamos tiempo a visitarlo todo.

Con mi chai tee latte, guantes, gorro y demás nos dispusimos a caminar. Empezamos por el barrio en el que nos encontrábamos, que estaba lleno de tiendas pequeñitas, raras y con prendas diferentes pero bastante caras. Teníamos un jet lag tremendo entonces a medida que pasaban las horas íbamos viendo menos y quejandonos mas, era una sensación como de mareo continuo. Pero bueno, quedamos con dos chicas de allí por la tarde para que nos enseñasen todo lo que nos pudiera interesar. Los barrios de Shibuya, con centros comerciales como el 109, y otros por la zona, y después Harajuku que fue sin duda lo que más me gusto, y que es conocida como la zona de compras más popular de la ciudad. Estábamos my cansados, por eso solo nos enseñaron la zona, y al día siguiente iríamos descansados a ver bien las cosas. Muertos de hambre, sueño y cansancio decidimos ir a cenar, sushi, por supuesto. Y después al hotel.

Al día siguiente nos levantamos dispuestos a peinar la zona, y así fue, disfrute como una enana de todas y cada una de las tiendas, unas más frikis que otras. Pero diferentes a todo lo que yo había visto hasta ese día. Lo que más me gusto sin ninguna duda fue la zona de Harajuku (Harayuko, en castellano). Era la ropa que a mí me gusta, me sentí identificada, plataformas, cruces, murciélagos, calaveras… patrones chulísimos, y cosas que no encuentras en otros lugares… Lo único que es bastante complicado es el hecho de que te entiendan, puesto que en Tokio la gente no habla mucho Inglés, pero bueno, fue toda una experiencia y un lugar al que espero volver.

… Próximamente, actualización de Shanghai.