10 mar. 2012

tokyo


























Lo primero que me llamo la atención al llegar a Tokio, nada mas salir por la puerta del aeropuerto de Narita fue lo impecable que estaba todo. Y no exagero, no había ni un solo papel tirado en la calle, zona de fumadores en plena calle; como capsulitas minúsculas llenas de humo y nada de ruido, ni de coches, ni de gente, ni nada. Todo estaba demasiado tranquilo...

Una vez recogidas las maletas, que nunca pensamos que llegarían ese mismo día, (debido al poco tiempo para hacer escala) y después de casi 24 horas entre aeropuertos y aviones, el ultimo de Londres a Tokio de 12 horas... Nos dispusimos a coger un taxi o mejor dicho "taku", que es como se dice en japonés, para llegar al hotel que estaba en el barrio de Shibuya. Por el camino iba con los ojos bien abiertos a pesar del cansancio acumulado que tenía, pues bajo mi punto de vista, dormir en aquel momento era perderse mucho. Llegamos al hotel después de casi 2 horas y media de camino y unos 30.000 ¥ ( yenes) que equivalen mas o menos a unos 300euros, un clavo aquí, en Japón o dondequiera que estés. Pero bueno, el caso es que habíamos llegado, estábamos en el hotel y yo me iba a ir de shopping por Tokio!!! Nos pusimos de acuerdo, media hora para ducharnos y dejar la maletas arriba y quedaríamos en el lobby del hotel a las 12:30.

Hacia un frío bastante heavy en la calle pero a las locales parecía no importarles, piernas al aire, escotes sin bufanda e incluso sandalias... Y estábamos a 0 grados...
El hotel estaba situado en el centro de Tokio en un barrio llamado Shibuya, desde arriba de el hotel se podía ver el paso de cebra mas transitado del mundo, de hecho la foto la hice desde mi piso, el 26. Todo nos sonreía estábamos en el centro de el centro, perfectamente ubicados y ... Para colmo había un Starbucks en la puerta del hotel. No hizo falta decir nada, nos miramos y allí fuimos los tres. Teníamos que planificar el shopping puesto que la ciudad era muy grande y no tendríamos tiempo a visitarlo todo.

Con mi chai tee latte, guantes, gorro y demás nos dispusimos a caminar. Empezamos por el barrio en el que nos encontrábamos, que estaba lleno de tiendas pequeñitas, raras y con prendas diferentes pero bastante caras. Teníamos un jet lag tremendo entonces a medida que pasaban las horas íbamos viendo menos y quejandonos mas, era una sensación como de mareo continuo. Pero bueno, quedamos con dos chicas de allí por la tarde para que nos enseñasen todo lo que nos pudiera interesar. Los barrios de Shibuya, con centros comerciales como el 109, y otros por la zona, y después Harajuku que fue sin duda lo que más me gusto, y que es conocida como la zona de compras más popular de la ciudad. Estábamos my cansados, por eso solo nos enseñaron la zona, y al día siguiente iríamos descansados a ver bien las cosas. Muertos de hambre, sueño y cansancio decidimos ir a cenar, sushi, por supuesto. Y después al hotel.

Al día siguiente nos levantamos dispuestos a peinar la zona, y así fue, disfrute como una enana de todas y cada una de las tiendas, unas más frikis que otras. Pero diferentes a todo lo que yo había visto hasta ese día. Lo que más me gusto sin ninguna duda fue la zona de Harajuku (Harayuko, en castellano). Era la ropa que a mí me gusta, me sentí identificada, plataformas, cruces, murciélagos, calaveras… patrones chulísimos, y cosas que no encuentras en otros lugares… Lo único que es bastante complicado es el hecho de que te entiendan, puesto que en Tokio la gente no habla mucho Inglés, pero bueno, fue toda una experiencia y un lugar al que espero volver.

… Próximamente, actualización de Shanghai.

No hay comentarios:

Publicar un comentario