17 oct. 2011

umakemewanna













Lunes... acatarrada, cansada, me duele una muela, no quiero trabajar, ni tan siquiera levantarme de la cama, mucho menos ducharme y quedarme helada después, no se que ponerme...

El frió ha hecho su aparición y me temo que esta vez viene para quedarse... Y pensar que yo me quejaba porque quería ya sacar mi ropa de invierno del armario.. En fin.. Se me hace tarde, todabía tengo que desayunar, maquillarme y peinarme porque como comprendereis a mi estado animico acompaña una cara que revela exactamente como me siento.

A punto estoy de perder los nervios, y aun encima me espera un día de curro bastante largo, 9 horas, casi nada, en las que tengo que estar al 100% por no decir a más y en las que no puedo distraerme ni un momento. Quiero gritar, pero de repente llaman al timbre y si, es él que me recibe con un ¡buenos días pricesita! y me da un beso de esos que me gustan a mi.

Y en ese momento es en el que me doy cuenta de lo afortunada que soy por tener a alguien como él a mi lado, que me hace reír y me alegra los días. Que llora con mis disgustos y se emociona con mis alegrías. Y que me quiere tal y como soy, sin ningún "pero". Alguien que ha cambiado mi vida y que me ha cambiado a mi, que me ha hecho valorar y entender lo que es el amor de verdad, algo en lo que nunca había creído. Un compañero y amigo con el que lo comparto todo. Pero todo de verdad; para nosotros no existen medias tintas ni jueguecitos. ¿Qué si discutimos? Pues claro que sí, como todo el mundo. Pero es capaz de parar el mundo, o bueno, mi mundo, mejor dicho.

Y entre tanto, se me olvido mi cabreo, mis pocas ganas de levantarme y de no ir a trabajar. De hecho sé que debo hacerlo y es más, lo voy a hacer lo mejor que pueda.

Él es la razón que me hace levantarme y luchar cada día, porque sé que al final de éste cuando salga de trabajar voy a pasar una hora con él y eso puede con TODO.

Gracias mus. Te quiero más que a nada en este mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario