24 oct. 2011

etoileisabelmarant

















modelo: Anna Selezneva

Ha sido un fin de semana muy tranquilito. No he salido nada. Pero eso no significa que no lo haya disfrutado, y es que también estoy aprendiendo que el salir todos los fines de semana no me da la felicidad. Hace un año me moriría sólo de pensar que no saldría un sábado en el que no tengo absolutamente nada que hacer (a parte de eso), pero ahora me doy cuenta de que no se me pierde nada. Ya no quiero ser el centro de atención, ni quiero emborracharme hasta las 7am, o bueno, mejor dicho, no quiero hacerlo todos los sábados.

En lugar de eso, he cambiado ya toda mi ropa de verano por la de invierno, que no es tarea fácil y que para mí, especialmente, requiere una concentración y una capacidad de decisión brutal; y es que por primera vez he decidido que voy a dar ropa a los pobres, cosa que hasta día de hoy para mi era impensable, pero hay que dejar sitio a las nuevas adquisiciones y deshacerse de la ropa pasada, que aunque le guarde cariño, no me volvería a poner ni de broma. Además, he pasado tiempo con mi familia y... por supuesto con mi novio, paseando y viendo películas de Woddy Allen entre besos y arrumacos, observando un día de lluvia muy poco apetecible. He comido bien, rico y en casa (comida de mami). Y he descansado, que es de lo que se trataba.

Y así, hoy lunes me he levantado con el pie bueno y con ganas de trabajar.

Sí, lo sé muchos pensareis que soy idiota o, los que me conoceís que me ha pasado algo porque ya no soy la Teresa que fuí, pero no os lo creaís tanto, algo queda aún en mí de aquella loca-inconsciente-impulsiva-irresponsable. Pero poco a poco avanzo, aprendo de los errores que cometí y trato de no volver a caer en ellos. Y de momento estoy en paz conmigo misma y soy feliz con la vida que llevo. Porque lo importante es saber quien soy y a donde quiero llegar, engañar a la gente es fácil pero a mi misma nunca fuí capaz.

Que tengáis un buen día!
Hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario